Archivo de la categoría: Títeres de guante

Títeres sencillos: Doña Puerrotina

Doña Puerrotina: puerro, rotulador y vestido de muñeca (que permite usarlo más fácilmente como títere de varilla)

  • Fotografía de Cecilia Belza. Licencia de uso By 3.0: reconozca la autoría de la foto mediante un enlace a este blog.

Títeres sencillos: un caballo a partir de un calcetín

darabuc-titere-de-calcetin-caballo

Construcción de títeres simples paso a paso

Molde 1, Molde 2 y Molde 3 son tres blogs con instrucciones claras y fotográficas para construir títeres de espuma sencillos. Forman parte de un proyecto del grupo portugués Partículas Elementares, al que damos las gracias desde aquí por su amabilidad.

can-titella-passo-a-passo-3.jpg
,
can-titella-passo-a-passo-1.jpg
,

La vocación de Javier Villafañe

can-titella-javier-villafane-titeres-de-la-andariega.jpgHabía leído en varios lugares que la vocación de Javier Villafañe se despertó tras ver una gira de Lorca. Sin embargo, en los Títeres de la andariega (Colihue, Buenos Aires, 1990) se cuenta de otra manera:

Las cinco obras que componen este libro fueron escritas en distintas fechas: Don Juan Farolero, en 1930, cuando era soldado en la base aérea de Palomar, influenciado entonces por los esperpentos de Valle Inclán y las marionetas de San Carlino de doña Carolina y don Bastián de Terranova —mis maestros—. Las vi actuar por primera vez cuando tenía dieciocho o diecinueve años. Me impresionaron tremendamente. Esa noche, en un viejo teatro de La Boca, encontré mi oficio.

(Javier Villafañe, octubre de 1989)

El librito, de menos de un centenar de páginas, incluye obras en romance para adultos: el ya citado Don Juan Farolero y cuatro obras de 1934: La guardia del general, Una pieza con moraleja, El fantasma y Fausto.

Festival Guant 2007

can-titella-festival-guant-2007.jpg

Del 19 al 28 de octubre de 2007 se celebra el Festival Guant, organizado en el aspecto propiamente titiritero por la compañía Pa Sucat10px-external-3.png, conocida por su recuperación del títere tradicional catalán. Este es un títere de guante con cabeza de madera y un busto en el que se abren tres orificios para los dedos; los personajes se insertan sobre todo en la tradición de Guignol. En Guant, como su nombre indica, el títere de guante tiene especial protagonismo, pero está abierto a distintas formas y tradiciones.

Más información, en el sitio web del festival10px-external-3.png o en festes.org10px-external-3.png.

Juancito y María

Javier Villafañe (1909) es considerado el pionero de los titiriteros argentinos. Según lo que es casi una leyenda, se decidió por este arte a partir de la visita de Lorca y sus títeres de cachiporra, en 1933. Sus obras se dirigen sobre todo a los niños más pequeños, aunque tiene también obras para adultos. Los personajes más famosos de Villafañe son, probablemente, Juancito y María. Sus aventuras se cuentan en “La calle de los fantasmas”, que podéis leer en Historias para títeres/1.

villafanie.jpg

Como dice allí Eduardo di Mauro, “luego de ser actuado, recreado y jugado por muchos titiriteros profesionales en más de cien mil representaciones, Juancito significa de por sí una sólida base para diseñar una estética del teatro de títeres de guante. Este personaje ingenuo, valiente, cobarde, enamorado e ingenioso, con un comportamiento escénico simple, directo y rápido, obtiene en sus infinitas versiones la síntesis de ese humor que solo el teatro de títeres logra en los niños y en los adultos de cualquier latitud ciudadana o campesina del mundo hispanoparlante.”

Podéis leer otras obras de Villafañe en Antología, Sudamericana, Buenos Aires, 1990; y Cuentos y títeres, Colinue, Buenos Aires, 1990. Villafañe era también escritor; en este enlace podéis leer algunos comentarios sobre sus obras: Compartiendo lecturas.

Punch y Judy

punsgtstone2.jpgPunch, el malísimo

Una enorme nariz aguileña y roja, roja como las mejillas y la barbilla; una joroba grotesca y deforme; pies (a diferencia de sus compañeros); y, por último, un bastón, al que recurre sin cesar: ese es Punch, el malísimo. Tan malo, que los políticos no siempre han entendido ni aceptado su sentido del humor y han intentado censurarlo incluso en fechas recientes.

Su voz es muy peculiar; el Punchman (titiritero) la hace chirriar mediante la lengüeta o swazzle. Precisamente por esos chirridos, el diálogo de Punch suele reducirse a unas pocas y breves frases (como That’s the way to do it!, “Así es como hay que hacerlo”).

Sigue leyendo

Guignol (Guiñol)

guignoletgnafron2.jpgGuignol es el títere francés por antonomasia. Siempre ha sido un títere de guante: no evolucionó a partir de la marioneta. Aparece en Lyon hacia 1800; es más joven, por tanto, que Punch o Kásperle, pero logró tanta fama que hoy «guiñol» es sinónimo de títere en muchas partes. Lo creó Laurent Mourguet, de oficio… ¡dentista!

De modo que, si permiten la broma, cuentan los más fidedignísimos historiadores que Mourguet tenía la sensibilidad de preguntar a los pacientes: «Jefe, ¿le duermo con la cachiporra o le entretengo con títeres?» Y de tanto practicar uno y otro (que gustos hay de todas clases), acabó creando un títere de cachiporra.

En realidad, Guignol es un canut, un trabajador de la seda. En el Lyon de 1800 -una ciudad que comenzaba a vivir el proceso de industrialización general- los canuts lucharon contra sus durísimas condiciones de trabajo, casi de explotación, protagonizando una de las primeras revoluciones obreras. De ahí deriva el carácter principal de Guignol: un sencillo «hombre del pueblo» que, con las armas de la astucia, se enfrenta a diferentes formas de poder.
Esa característica, e incluso el esquema general de personajes, se mantienen en Titella, el títere tradicional catalán. También la comparte con Punch, pero ni Guignol ni Titella son perversos, a diferencia del títere inglés.

Guignol viste característicamente con una chaqueta corta, un bonete y una trenza. En sus aventuras, le ayuda su mujer (Madelon, con un pañuelo en la cabeza) y su compañero Gnafron, casi siempre borracho (otro rasgo de humor popular). Gnafron es zapatero y viste un delantal de cuero y una gorra de seda. (Hay quien dice que está basado en un violinista que trabajó con Mourguet, conocido como le père Thomas, pero tampoco está muy claro.) Los enemigos de Guignol son el juez y el gendarme, que suele acabar recibiendo una buena tunda.

monsieurguignol.jpgEn Lyon hay hoy un museo del títere: el Musée Gadagne [15-ago-07]. Pero el sitio más expresivo sobre este personaje es el del grupo Il était une joie: contiene fotos y videos de los personajes [15-ago-07]. En el barrio lyonés de la Cruz Roja prepararon una pequeña introducción que relaciona a Guignol con el espíritu que motivó la revolución de los canuts; ellos nos cedieron amablemente las imágenes del Théatre de Guignol de Lyon. En la página de la familia Castelbou se cuenta también la historia y, sobre todo, se muestra cómo se fabrica uno de sus títeres, con fotos [15-ago-07].

En el vol. 3 de las Historias para títeres, de Arbolé, podéis leer dos guiones en versión de José Luis González.

Kasperl (Kásperle)

kasperleminuth.jpgKasperl es un títere tradicional alemán (por lo general, de guante). A diferencia de otras tradiciones, es un personaje muy vivo, que se ha actualizado de formas muy diversas.

En España es conocido por las novelicas de aventuras que escribió Josephine Siebe y tradujo Noguer; pero es un personaje sin amo. Una de las obras más representadas hoy lo combina con una figura más moderna, la del divertido y malvado Hotzenplotz (el bandido Saltodemata).

En la imagen, una figura de la Freiburger Puppenbühne.

Si entendéis el alemán, en el proyecto Gutenberg pueden leerse algunas historias clásicas de Kasperl:

  • Clemens Brentano: Geschichte vom braven Kasperl und dem schönen Annerl
  • Franz Graf von Pocci: Das Eulenschloß, Der artesische Brunnen, Kasperl in der Türkei, Kasperl unter den Wilden
  • Aparece también en Pole Poppenspäler, de Theodor Storm

Títeres de guante

guante_gigantedebrno.jpg Caperucita y el lobo; hadas, princesas y brujas; sabios, profesores o magos… ¿acaso no hay un títere de guante en todas las casas? (Quizá no, y hay más televisores que títeres. O quizá sí, aunque sea en un cajón. Tú abre el cajón, por si acaso…).

Bajo esta forma de títeres se han desarrollado varios personajes característicos: Punch el malísimo, Guiñol el obrero (y el putxinel·li catalán), Kasperl el travieso o el inefable Juancito. Y si me dejo a alguno, ¡al garrote, Cristóbal!

Pero antes veamos una técnica similar, más reducida, e igualmente cercana a todos los niños: los títeres de dedo.

En la foto, títere de guante con pies, de fabricante desconocido.